Análisis y resolución de casos (segunda parte)

La lluvia ácida

La contaminación atmosférica

Cuando el aire contiene sustancias venenosas, sucias o dañinas, se dice que está contaminado. Hay diferentes fuentes de contaminación atmosférica, Las fábricas liberan sustancias de desecho de la industria a la atmósfera. Los agricultores rocían sus cultivos con insecticidas que a veces son transportados por el aire lejos de los campos a los que iban destinados. En las granjas con un gran número de cabezas de ganado, los excrementos de los animales liberan gases que también contaminan el aire, las centrales térmicas queman carbón, gas natural y petróleo, y el humo y las emanaciones de sus chimeneas ascienden a la atmósfera. Los coches, camiones, trenes y autobuses queman gasolina o gasóleo y expelen por el tubo de escape gases nocivos.

La lluvia ácida está causada por algunos de estos tipos de contaminación, sobre todo por la de las centrales térmicas y los automóviles, y es una de las consecuencias más serias y amenazadoras de la contaminación atmosférica, porque a largo plazo produce daños a las personas y al medio ambiente.

La lluvia ácida actualmente es objeto de una gran controversia debido a los extensos daños medioambientales que se le han atribuido. Se forma cuando los óxidos de azufre y nitrógeno se combinan con la humedad atmosférica para formar ácidos sulfúrico y nítrico, que pueden ser arrastrados a grandes distancias de su lugar de origen antes de depositarse en forma de lluvia. Adopta también a veces la forma de nieve o niebla, o precipitarse en forma sólida. De hecho, aunque el término lluvia ácida viene usándose desde hace más de un siglo - procede de unos estudios atmosféricos realizados en la región de Manchester, Inglaterra -, un término científico más apropiado sería deposición ácida. La forma seca de la deposición es tan dañina para el medio ambiente como la líquida.

El problema de la lluvia ácida tuvo su origen en la Revolución Industrial, y no ha dejado de agravarse desde entonces. Hace mucho que se reconoce la gravedad de sus efectos a nivel local, como ejemplifican los períodos de smog ácido en áreas muy industrializadas. No obstante, la gran capacidad destructiva de la lluvia ácida sólo se ha hecho evidente en las últimas décadas. Una extensa área que ha sido objeto de múltiples estudios es el norte de Europa, donde la lluvia ácida ha erosionado estructuras, ha dañado los bosques y las cosechas, y ha puesto en peligro o diezmado la vida en los lagos de agua dulce.

Se achaca a las emisiones industriales ser la principal causa de la lluvia ácida. Debido a que las reacciones químicas implicadas en la producción de lluvia ácida en la atmósfera son complejas y aún poco conocidas, las industrias tienden a rechazar la imputación y a hacer hincapié en la necesidad de realizar ulteriores estudios y, debido al coste de reducir la contaminación, los gobiernos han tendido a respaldar su actitud. Los estudios publicados a comienzos de la década de 1.980, no obstante, inculpaban inequívocamente a las industrias como principal fuente de la lluvia ácida. En 1.988, como parte del Acuerdo sobre la contaminación transfronteriza de la Convención de las Naciones Unidas (1.979), veinticinco naciones ratificaron un protocolo en el que se congelaban las emisiones de óxidos de nitrógeno en los niveles de 1.987. Las enmiendas de 1.990 a la US Clean Air Act de 1.967 introdujeron normas para reducir la liberación de dióxido de azufre por parte de las centrales energéticas en 10 millones de toneladas al año antes del 1 de enero del año 2.000. Esta cantidad representa más o menos la mitad de las emisiones del año 1.990.

¿Qué es la lluvia ácida?

Algunos líquidos como el jugo de limón y el vinagre, tienen un sabor agrio; esta acritud se llama acidez y a estos líquidos se los conoce como ácidos. Se dice que el agua destilada es neutra; no tiene acidez alguna. El agua de lluvia normal es ligeramente ácida. Pero en zonas muy contaminadas, la lluvia puede ser tan ácida, o incluso más, que el jugo de limón o el vinagre.

Cuando los ácidos fuertes se introducen en ambientes naturales pueden causar graves daños a las plantas, a los animales y a las personas. Estos ácidos pueden incluso corroer gradualmente edificios y diversos materiales.

La mayor parte de los óxidos de azufre y de nitrógeno que se combinan con agua para formar lluvia ácida se producen al quemar combustible. El azufre existe de manera natural en el carbón, el petróleo y el gas natural, que desprenden óxidos de azufre. El nitrógeno se encuentra en los combustibles líquidos y en la atmósfera, y también se evapora de los fertilizantes agrícolas.

Pese a su nombre, la lluvia ácida no siempre es húmeda. Las sustancias que se combinan para formarla pueden también producir un polvo seco e invisible que, al caer en un determinado lugar, daña seriamente el medio ambiente.

Daños causados a los árboles y al suelo

La lluvia ácida también puede afectar a los bosques. En muchos países, los árboles están perdiendo sus hojas. Algunos se están muriendo. Con toda certeza, la lluvia ácida ha sido el principal causante del deterioro de los bosques.

La lluvia ácida somete a los árboles a unas condiciones de vida muy difíciles. Los árboles necesitan un suelo sano para poder vivir. Pero la lluvia ácida daña el suelo, ya que altera las distintas sustancias que lo componen y modifica el delicado equilibrio vegetal. Los árboles que crecen sobre suelo ácido pierden fuerza para resistir adversidades como las heladas o la sequía. Cuando los árboles se debilitan por estos motivos, están más expuestos a los ataques de virus, hongos e insectos causantes de plagas forestales.

La lluvia ácida no sólo daña el suelo, también puede afectar directamente a los árboles. El dióxido de azufre puede obstruir los diminutos poros de las hojas por los que la planta toma el aire que necesita para sobrevivir.

¿Qué podemos hacer?

Nosotros podemos hacer algunas cosas para ayudar a resolver el problema de la lluvia ácida:

Se disminuirá la tala de bosques, al suplir la leña por gas licuado de petróleo (GLP)

Desde hace 500 años el óxido de plomo ha sido el elemento más utilizado en el esmalte que impermeabiliza, da brillo y colorido a las vajillas de barro. Recientemente se ha demostrado que este metal pesado, por ser bioacumulable, en el organismo humano ocasiona efectos nocivos para la salud; por esta razón se pretende cambiar este compuesto por uno libre de plomo. Paralelamente se sustituirá la madera por el gas LP en la combustión de los hornos utilizados para la quema de arcilla.

Se dice que el buen sazón de la cocina tradicional mexicana tiene su secreto en el sabor que el barro da a los alimentos, pero lo que no se sabía es que en el momento de la cocción de los alimentos o al contacto con los ácidos (como las salsas, cítricos, etc), el plomo se vuelve soluble y al comerlos se introduce en el organismo.

El Programa Estratégico para la Sustitución del Plomo y Combustible en la Alfarería Vidriada Tradicional es el proyecto que el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y Empresas de Solidaridad, han puesto en marcha desde hace dos años, con el objeto de beneficiar la actividad económica de casi un millón 500 mil alfareros y generar tanto el ahorro de 478 kilogramos de leña por cada quema, como 200 pesos con la utilización de gas LP.

Mediante estudios realizados en la Universidad Autónoma Metropolitana unidad Iztapalapa, se crearon ocho materiales vidriados libres de plomo adecuados para igual número de arcillas, con ello se evitarán problemas renales, saturnismo y malestares en las articulaciones, enfermedades que llevaron a la Secretaría de Salud a prohibir la utilización de productos plúmbicos en los esmaltes tradicionales empleados en la alfarería de baja temperatura.

Esto significó el cierre de talleres artesanales, se afectan la producción y los ingresos de más de 12 microempresas alfareras; pero lo más importante, la suspensión total del mercado extranjero y una baja del 50 por ciento del mercado nacional.

Esperanza Salinas Amescua, coordinadora nacional del Programa, informó que con el perfeccionamiento técnico de esmaltes y colores sin plomo, el proyecto podrá extenderse a América Latina, Africa, Asia y Europa, la iniciativa es de nuestro país por su gran variedad de productos.

El proyecto se implementó en 66 comunidades alfareras de 12 estados de la República, de donde se tomaron 28 muestras de agua, 900 piezas alfareras de primera quema y posteriormente 250 tipos de arcilla de todo el país.

Al mismo tiempo se generó el concurso Al rojo vivo para cambiar los elementos de combustión. A la fecha, de las 66 comunidades de estudio, únicamente en el poblado de la Trinidad Tenexyécac, Tlaxcala, se ha instalado el primer horno que funciona con gas LP, con este modelo se pretende que los alfareros de las comunidades vecinas se convenzan físicamente de los beneficios de esa instalación; sin embargo, a pesar de la positiva respuesta de los artesanos no se cuenta con apoyos económicos para su financiamiento.

El costo de las instalaciones fluctúa entre los tres mil y 10 mil pesos, dependiendo de la ubicación del horno, no se pretende cambiar ni las características de los hornos ni los hábitos de producción.

Mediante la adaptación de nuevos sistemas de combustión se podrá optimizar el nivel y el control de la temperatura sin alterar los procesos originales.

Con este sistema se obtendrán resultados positivos en la distribución de la energía y la optimización de los recursos materiales disponibles, además de que estos sistemas garantizan la temperatura ideal capaz de trabajar adecuadamente los nuevos vidriados y sobre todo que el alfarero estará protegido en todo el proceso de combustión.

Tenemos ya convenios con las gaseras para la distribución de los tanques, los cuales se pretende sean estacionarios, además de que la Secretaría de Comercio no les cobrará la verificación.

Con la capacitación de alrededor de 25 mil alfareros en el uso de estas instalaciones y de los nuevos materiales vidriados, para el próximo año se pondrán en el mercado nacional las nuevas piezas con la garantía libre de plomo, y posteriormente abrir las exportaciones del tradicional arte popular.

¿Qué problemas pueden ser ocasionados por la lluvia ácida?

Representa un grave riesgo para la salud pues afecta a los bronquios y pulmones al producir inflamación y posteriormente envejecimiento de los tejidos. Afecta a la vegetación en general, daña la pintura de vehículos y casas

Describe brevemente la manera en que se ha encontrado una solución al problema presente en México

Los científicos mexicanos, desarrollaron una tecnología capaz de eliminar o reducir sustancialmente los estos problemas, ahorra energía. Contiene un reactivo el cual se inyecta al combustóleo para eliminar absolutamente la corrosión mediante la modificación de los depositos de óxidos de metales pesados y mantener los tubos del recipiente a presión más limpios para incrementar la transferencia de calor y, por lo tanto, su vida útil.

Autor: Erika. España.

Editor: Ricardo Santiago Netto (Administrador de Fisicanet)

¿Qué es la lluvia ácida?

Éste sitio web usa cookies, si permanece aquí acepta su uso.

Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de privacidad.